Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar

COMO LIBERAR LA VERDURA Y LA FRUTA DE LOS NITRATOS Y PESTICIDAS. PARTE 2.
Vamos a ver cómo podemos eliminar o, al menos, reducir la cantidad de las substancias químicas en la verdura y la fruta. Hay algunas reglas sencillas para disminuir la cantidad de pesticidas y nitratos nocivos.

1. Primero de todo hay que lavarlos muy-muy bien.
La sal, el bicarbonato y el vinagre añadidos al agua ayudan a eliminar la suciedad, si sumergimos las frutas y vegetales durante unos minutos.

2. La cocción reduce gran cantidad de estos tipos de substancias. Lo ideal es la cocción al vapor, así no sólo eliminamos nitratos, sino que también guardamos las vitaminas. Pero hay que recordar que en el caso de hervir, el agua coge todas las substancias nocivas y el caldo obtenido hay que tirarlo.

3. Cortar las partes de la verdura y la fruta donde con más frecuencia se acumulan los nitratos en cantidades grandes. Son raíces, piel, tallos y núcleos. La cantidad de nitratos aumenta desde la lámina de hojas hacia los tallos. La mayoría de los nitratos están en la parte de las plantas que se encuentran más cerca de la raíz.

4. Elegir la verdura y la fruta de tamaño mediano. Los pequeños y "jóvenes" tienen una gran capacidad de acumular los nitratos; los grandes y "viejos", aún más.

5. Elegir la verdura y la fruta entera y en buen estado. En las partes dañadas y estropeadas los nitratos ya se transforman en nitritos.

6. Consumir las frutas y hortalizas lo más frescas posible y guardarlas en un lugar fresco, mejor en la nevera (porque a temperatura ambiente las bacterias que transforman los nitratos en nitritos se multiplican más rápidamente).

7. Servir las ensaladas inmediatamente después de prepáralas. También va bien aliñarlas con zumo de limón.


Vamos a ver más detalladamente y destacar las zonas más toxicas según la fruta:

COL: Las hojas externas y el tallo, y las partes gordas de las hojas.

ZANAHORIA: El corazón (se pone blanco debido a los nitratos) y la parte donde empiezan las hojas.

PIMIENTO: Como tienen la piel fina, se defienden mal de substancias químicas, por eso, tienden a acumularse la parte alta de semillas

PEPINO y REMOLACHA: La piel. Por eso hay que pelarlos bien.

CALABACIN y BERENJENA: La piel y parte superior. Los pelamos también, aunque la piel de la berenjena contiene muchas vitaminas y substancias nutritivas, y así las perdemos.

LECHUGA, ESPINACAS, ACELGA: En los tallos. Podemos eliminar las partes más gruesas, lavar bien las hojas y después remojarlas en agua fría durante media hora como mínimo. Pero remojándolas, además de las sustancias químicas, también eliminamos muchas vitaminas (el primer lugar la vitamina C).

PEREJIL y ENELDO: Quitar los tallos y remojar.

SANDIA y MELÓN: La piel. Por eso hay que desechar al menos de 2 cm de su piel.

MANZANA y PERA: La piel. Para liberarlas de la cera (que muchas veces se le añade, ya bien para aumentar su brillo o para protegerlas) hay que sumergirlas en agua hirviendo durante 5 segundos y después frotarlas bien con una toalla.

FRUTOS SECOS (pasas, albaricoques, ciruelas secas, etc.): Además de contener nitratos, también están bañados con glicerina para que brillen y los tratan con dióxido de azufre. Antes de consumirlos hay que pasarlos por agua hirviendo. Y después, remojarlos cerca de un cuarto de hora en agua fría. (¡Jamás comprar albaricoques de color naranja!)

PATATAS: Absorben los pesticidas de la tierra como una esponja, algunos se acumulan en la piel, algunos dentro de la patata. Evitarlos en este caso es difícil, pero si no tenéis otra opción al menos hay que hervirlas peladas.

TOMATES: Su piel es muy fina y no es obstáculo para los pesticidas, pero, a pesar du su popularidad, es una de las verduras más “contaminada” (también como los melocotones)

APIO: No tiene piel que le proteja y casi es imposible quitar las substancias nocivas.

UVAS: Las substancias químicas que absorbe van a todos sus derivados, incluso al vino. Para disminuirlas hay que remojar la uva en agua fría con sal o bicarbonato (1 cucharadita por 1 litro) y después enjuagarlas.

Y hay que recordar que la fruta y verdura más saludable es la que ha madurado.

En resumen, antes de consumir lavad (¡y lavad!) bien los dones de la naturaleza. Pelad la fruta y verdura lavada. E intentad comprarlas según la temporada en que estemos.

¿Qué hago personalmente yo? Compro las verdura y fruta ecológica (soñando algún día poder tener un pequeño huerto propio :)) Si alguna vez las compro en la tienda sigo las reglas que he escrito aquí.
Publicado 14.10.2015
Comentarios (0)
-
-
Espero vuestros comentarios
-
-
Nombre:
Email:
(Puedes dejar tu email y así recibirás un correo cuando respondamos a tu comentario. La dirección de correo NO aparecerá en el comentario publicado.)
Comentario:
Escribe el resultado de sumar +
© 2015 - Recetas LactoVegetarianas
Todos los derechos reservados